10 razones 🍓 para cultivar un huerto para niños

1242
huerto urbano para niños

Cultiva tu propio huerto en casa 🍅 y deja que aprendan jugando: actividades para niños curiosos

Pero mamá ¿De dónde nacen las verduras? 🍆 ¿Cómo se alimentan las plantas? 🌱¿Quién ha puesto estas piedras dentro de la sandía? 🍉 Y el melocotón 🍑 ¿Por qué tiene dentro un trozo de madera? 👀

Pues no parece complicado de explicar, pero… ¿por qué no lo vemos en directo como en un Huerto Montessori?

Juliana 💛 y yo vamos a diseñar Nuestro Propio Huerto en Casa ¿Te animas al DIY? 🔻🔻 Te enamorará 🔻🔻

cultivar un huerto en casa o huerto montessori

Hay pocas cosas que se puedan explicar tan visualmente, a partir de la experiencia, como el nacimiento, alimentación y crecimiento de una planta🍃.

Un ser vivo que, como en el caso de las verduras, forma parte de nuestra propia supervivencia: la polinización🐝, los ciclos vitales, los ecosistemas, la alimentación, la función de los insectos en el huerto…

No es la primera vez que escucho a los niños mostrando su curiosidad y a los padres preguntándose cómo favorecer un ocio sencillo y enriquecedor para sus hijos.

Así que, con este tándem tan fantástico padres e hijos, me ha parecido una gran idea proponeros dar vida en familia a vuestro propio huerto urbano🌱.

Puede que también te interese leer: 70 ideas fáciles para jugar con niños dentro de casa

1. Un huerto en casa solo para niños ¿o para toda la familia?

No siempre damos valor a la naturaleza dentro del hogar, porque pensamos que las plantas, los animales o un huerto, solo dan trabajo extra.

Pero a lo mejor se trata de mirar de otra manera y convertirlos, no en una carga, sino en nuestros verdaderos momentos de ocio familiar e incluso medir el valor emocional que puede proporcionar a nuestros hijos.

“En ningún sitio soy tan feliz como en mi huerto. Es el lugar más seguro del mundo. Conozco todas las plantas, todos los árboles, todas las piedras, todos los terrones de arcilla”

Tracy Chevalier

Estas son las 10 razones principales para cultivar un huerto en casa junto a tus hijos, aunque pronto te darás cuenta de que hay muchas más:

  1. Un huerto les empodera y mejora su autoestima. No hay nada tan gratificante como conseguir que algo crezca entre tus manos. Las mamás y los papás sabemos mucho de esto.
  2. Es una herramienta que les hace ver el valor de cuidar de los demás y lo que les rodea. Les enseña el respeto por la naturaleza y por todos los seres vivos.
  3. Aprenden a reconocer el valor del agua, que es un bien preciado e irreemplazable.
  4. Conocerán la función del sol en el crecimiento de las plantas…y en el suyo.
  5. Descubrirán que la tierra está compuesta por un montón de ingredientes que no se aprecian a simple vista, muchos de ellos «vivos».
  6. Les permite percibir el ritmo de la naturaleza, ser conscientes de las estaciones del año y del transcurrir del tiempo, del ritmo de la vida y sus procesos.
  7. Les proporciona una visión diferente, tanto del reciclaje de residuos, como de la reutilización de los mismos.
  8. Les enseña que necesitan alimentarse correctamente para vivir de forma saludable.
  9. Descubren que pueden cultivar su propia comida y que ésta no crece en las bandejas del supermercado.
  10. Y además pueden aprender a cocinarla, ummm!

Seguro que a ti ya se te han ocurrido más cosas que añadir a la lista ¿A que sí?

Como seguro que ya te has convencido de que cultivar un huerto en casa 🍒 es la actividad ideal para compartir con los peques de la casa, solo te queda motivarlos a ellos.

Para darles un empujón te animo a leerles el libro “Los héroes del Huerto” de Ulf Stark y Charlotte Ramel. Un relato de cómo un huerto puede ayudar a los niños a mirar de otra manera ¡A los peques les encantará!

“Siempre hay flores para el que desea verlas”

Henri Matisse

2. Un huerto en casa para niños: ¿huerto urbano o experiencia de juego?

Poner en marcha un huerto en casa para niños, es una de las experiencias más gratificantes que podemos dejar en manos de nuestros hijos.

Pero lo primero que tenemos que hacer, como padres, es un ejercicio de reflexión personal para practicar el juego consciente.

Para facilitar su experiencia de juego, los padres tenemos que ser conscientes de lo que dicho juego supone y de nuestras emociones al respecto.

Puede que también te interese leer: 7 retos para empoderar la infancia de tus hijos

  • Si estás dispuesto a permitir que el balcón o la terraza se llenen de tierra y agua;
  • que cierto barrillo, se extienda también por el resto de la casa;
  • que coman algo de tierra;
  • y que los peques, después de jugar en el huerto, tengan que ir derechos a la bañera… ¡Este es tu juego!  Jajaja.

“El amor por la jardinería es una semilla que una vez sembrada nunca muere”

Gertrude Jekyll

Empieza haciendo un semillero

Si quieres optar por una experiencia de huerto fácil para niños, puedes comenzar con un semillero.

Puedes utilizar como semillero una huevera, porque parece especialmente diseñada para ello ¿Verdad?

Pero no te olvides de dejar las cáscaras de los huevos. Os ayudará a reducir los ♻ residuos orgánicos y además aportarán una buena cantidad de calcio al sustrato de las semillas🌱🌰.

También puedes hacer tus propios semilleros utilizando cartón reciclado:

  • Puedes preparar una pasta de papel y darle forma con un molde
  • o utilizar los tubos de los rollos de papel higiénico como recipiente,  si los cierras por uno de los lados.

Aprende a germinar las semillas

Las semillas germinan de diferentes maneras, según el tipo de planta que elijamos.

¿Sabías que las semillas de pera y de manzana 🍏 germinan en frío y que para germinarlas hay que tenerlas en la nevera durante el proceso?

  • Utiliza una servilleta o un algodón húmedo, y envuelve con él las semillas de manzana.
  • Pon el paquete dentro de un papel de aluminio y mételo en la nevera.
  • Recuerda mantener húmedo el contenido pero sin exceso de agua para que no se pudran.
  • Una vez que se abran podrás trasplantarlas a tu semillero.

Sin embargo, en el caso de las plantas de primavera-verano, como las semillas de 🍅 tomate o pimiento, necesitarás proporcionales bastante calor y utilizar un sistema de germinado diferente.

  • Saca las semillas del interior de un tomate maduro o de un pimiento de color rojo.
  • Coloca las semillas en tu semillero y cúbrelas con un poco de tierra.
  • Mantén húmedo el sustrato y colócalas en una venta luminosa, dentro de casa, para que tengan todo el calor que necesitan.

Os animo a investigar en la red las formas de germinado de semillas, dependiendo de cuáles sean vuestras verduras o frutas  favoritas.

Un huerto fácil para niños: el cultivo hidropónico

El cultivo hidropónico es una experiencia increíble para llevar a cabo con niños y también es un proceso limpio que no implica diseñar un huerto completo, ni existe necesidad de reservar un espacio.

Al contrario que al plantar en tierra, en la que parte del proceso se produce por debajo de ésta, el agua nos permite ver toooodo el proceso de crecimiento y alimentación con nuestros propios ojos, incluido el crecimiento de las raíces.

Podéis hacer una prueba sencilla con una cabeza de ajos que seguro que todos tenemos en la despensa.

  • Separadlos y colocad los dientes de ajo ensartados en un palo de brocheta para mantenerlos en el aire y en posición vertical.
  • Después, apoyad y sujetad el palo sobre un recipiente con una base de agua que cubra levemente la base de los ajos.
  • Renovad el agua cada dos días y veréis cómo van saliendo las raíces.
  • Con el paso de los días empezarán a germinar los tallos por la parte superior, ante los maravillados ojos de tua peques y te aseguro, que también de los tuyos.

Con un germinador puedes germinar todo tipo de semillas🌰🍏🍒🍑🍎. Los germinados tienen una gran cantidad de propiedades porque todas las vitaminas se concentran en los tallos durante este proceso.

Os animo a buscar por la red un DIY de germinadores caseros para ver cuál se adapta más a vuestras necesidades. Yo he encontrado algunas opciones muy interesantes sobre base de arena para hacer con Juliana💛.

¿Quieres enseñarles a los peques cómo funciona el cultivo hidropónico?

Cuando me planteé escribir este post, hicimos un experimento que entusiasmó a Juliana 💛 y que te recomiendo realizar junto a tus peques, aunque sea solo por verles la cara:

  • Coloca una hoja de lechuga, de esas que son un poco tiesas y pálidas, con el tallo dentro de un vaso de agua al que antes le hayas echado colorante.
  • Nosotros utilizamos colorante rosa 🌸 y es increíble ver como todas las ramificaciones por las que sube el agua se van tiñendo de ese color.

La experiencia es increíble 😁.

Un huerto para niños sobre tierra

Para plantar en tierra, lo primero que necesitas es buscar el lugar adecuado, un espacio donde tengas luz y calor durante la mayor parte del día ¿Lo has encontrado?

Puedes utilizar las macetas tradicionales, jardineras, latas (procura limarles los bordes para que los niños las puedan manipular con seguridad) botes de plástico o cristal o cualquier tipo de caja que tengas, si la adaptas un poco.

Por ejemplo, puedes utilizar una caja de fruta, de plástico o de madera y forrarla por dentro con un plástico grueso, una bolsa de basura resistente o un saco de patatas.

Hay algunas plantas que son especialmente agradecidas para tener en un huerto urbano para niños porque, aunque el huerto venga bien para desarrollar la paciencia, a todos nos gusta poder observar los resultados en un tiempo prudencial, jajaja.

  • Las fresas🍓🍓🍓🍓, por ejemplo, se multiplican ellas solas de forma natural, lo que nos permite observar minuciosamente cómo germinan los esquejes que las propias plantas van creando.
  • Podemos ver cómo se extienden por la tierra, vemos cómo salen las raíces de las nuevas plantas, hasta que, por fin, son capaces de sobrevivir por sí mismas y separarse de la planta madre ¿No es una experiencia increíble?
  • Además, poder coger las fresas y comerlas directamente de la planta… ¡ummm! ¡Qué emocionante!

Una posibilidad muy bonita es la cultivar una calabaza.

  • Puedes poner 1 sola planta y ver cómo va creciendo y extendiéndose hacia fuera buscando espacio.
  • Verás las flores masculinas y femeninas y cómo el fruto puede crecer fuera de la maceta, sobre el mismo suelo de tu terraza.
  • Las calabazas son frutos muy grandes, así que los niños disfrutarán un montón viendo cómo crece y la crema de calabaza está de muerte. No conozco ningún niño al que no le guste su dulzor ¿Y vosotros? ¿Coméis mucha crema de calabaza?

Las pipas de calabaza se pueden comer secas y tostadas pero también se pueden germinar el año siguiente.

¿Os apetece hacer un archivo de semillas para germinar durante la primavera? Pues empezad a sacarlas de vuestras verduras favoritas y guardarlas en un lugar seco y entre papel secante hasta el año que viene.

Puede que también te interese leer: El ABC del Homeschooling y la educación en casa

También podéis germinar en agua, tallos de zanahorias para sacarles los brotes y plantarlas después en vuestra caja de cultivo; o plantar los dientes de ajo directamente en una jardinera para tener ajos tiernos. ¡Hay muchas opciones sencillas y de andar por casa con las que probar!

«Un jardín es un gran maestro. Te enseña paciencia y un prudente cuidado, te enseña la industria y el ahorro en la economía, y sobre todo, la verdadera confianza«

Gertrude Jekyll

3. Cómo diseñar un huerto urbano para niños

Las plantas tienen distintas necesidades, así que lo ideal, cuando crees tu huerto en casa junto a tus hijos, es combinarlas y complementarlas para que puedas aprovechar el espacio del que dispongas.

Los expertos dicen que se puede cultivar un huerto en 1 m2, así que os animo a empezar por ahí, porque me parece superaccesible.

  • En una caja de cultivo de 1×1, haz una cuadrícula de 9 espacios, con cordones, para organizar el cultivo y así los peques sabrán, además, dónde han plantado cada cosa.
  • Las más altas hay que ponerlas en la parte posterior para que no tapen la luz al resto.
  • Puede ser interesante ponerle etiquetas. Si las plastificas y las colocas en palitos de brocheta, tu peque podrá pincharlas sobre la tierra y será una gran inyección de autoestima poder reconocer cada planta.

Elegid las que os gusten cuidadosamente.

  • Una planta de acelga y dos tomateras de tomates cherry (para que no crezcan demasiado) harán las delicias de los más pequeños.
  • Los tomates necesitan mucho sol, no menos de 7 horas diarias y hay que plantarlos con el sustrato templadito para que enraícen bien.
  • Y las acelgas, que es algo que me ha encantado, se pueden recoger de hoja en hoja, no hace falta recoger toda la planta para empezar a comer, así que tenemos para ir usando poco a poco.
  • Junto a los tomates crecen muy bien las plantas de albahaca y el orégano, que le van genial a los macarrones y espagueti que tanto gustan a los más pequeños, porque necesitan las mismas horas de luz y calor.
  • También podéis incluir otras plantas aromáticas de tamaño medio que necesiten poca agua.
  • Delante podéis poner una planta de espinacas, que son más bajitas, una planta de brócoli y las lechugas, por ejemplo.

¿Ya habéis elegido las que más os gustan? ¿Cómo vais a organizarlas?

«Planta tu propio jardín y decora tu alma, en lugar de esperar a que alguien te traiga flores.«

Jorge Luis Borges

¿Qué es un huerto vertical o jardín vertical?

Para los que tenemos poco sitio que somos la mayoría, son fantásticos los huertos verticales, porque en muy poco espacio, solo una pared iluminada o soleada, podemos cultivar un montón de plantas.

Si os gusta utilizar plantas aromáticas en vuestra cocina, esta es una fantástica opción, porque además aportan a la casa un increíble olor a naturaleza.

El perejil, crece muy bien en cualquier parte y venden sobrecitos de semillas que germinan fácilmente. ¡A los peques les encantará!🍀

Pero plantas, como el romero tiene una cualidad fantástica y es que se reproducen a través de esquejes.

Cuando nuestro Romero ha crecido demasiado, podemos podarlo y plantar las puntas en una nueva maceta, sin hacer nada más que regarlo y eso es algo que me encanta.

A tus peques les resultará muy sencillo participar en el proceso con sus tijeras y disfrutarán regándolo.

Pero no tenéis que quedaros ahí, porque en un huerto vertical también podéis plantar lechugas ¡En serio!

Diseñar un huerto vertical puede ser un proyecto en familia, porque puedes hacerlo con todo tipo de materiales, en lugar de comprarlo y quedan chulísimos.

Puedes usar cualquier tipo de estructura al que enganchar o simplemente baldas o una estantería, donde colocar algunas macetas, botellas de agua, latas o botes de cristal para completar la estructura.

Hay muchos ejemplos DIY por la red, así que no dejes de echar un vistazo para encontrar la inspiración que encaje con vuestro estilo.

«Nunca había tenido tantas buenas ideas, día tras día, como cuando trabajaba en el jardín.«

John Erskine

4. La experiencia de la reutilización y del reciclaje ♻ en un huerto urbano para niños

Me ha parecido una experiencia muy enriquecedora la de hacer nuestro propio abono ♻, no solo por el aprendizaje, sino por la experiencia de contribuir a la salud del planeta 🌏. 

Hay muchas maneras y elegir una u otra dependerá del espacio con el que cuente cada uno.

Si tienes poco espacio puedes utilizar un par de cajas (una sobre otra) y echar parte de vuestro consumo de frutas y verduras.

Os animo a probar con el vermicompostaje, para hacer humus de lombriz, porque a los peques les encantará ver trabajar a las 🐛 lombrices, jajaja.

Pero si el vermicompostaje no es lo vuestro, podéis cubrir los restos con una ‘capita’ de tierra.

  • De vez en cuando habrá que remover todo el contenido para que se reparta la humedad y volver a cubrir con otra ‘capita’ de tierra.
  • Podéis incorporar de vez en cuando hojas secas, restos de hierba…
  • Los peques verán cómo se van transformando cada uno de los residuos orgánicos hasta que, por fin, acaben convertidos en tierra, un sustrato rico en nutrientes con el que podrán abonar sus propias plantas.

Hay muchas otras formas de hacer abono con desechos alimentarios, como el agua de cocer verdura, los posos del café, la ceniza de una chimenea… Os animo a investigar juntos cuál es el que más os conviene y el modo de utilizarlo.

«Las plantas tienen al igual que los animales, en el grado y casi en la forma, la sensibilidad, ese atributo esencial de la vida.«

Claude Bernard

5. Los insectos en un huerto para niños

A nosotros nos encanta pensar que, en el empoderamiento de los peques, tiene mucha importancia «El Poder de Sembrar».

Una de las 🎶 canciones Poronponpon “La Abejita Risueña” 🐝 es fiel reflejo de ello.

Os animo a escucharla 🎼 con el nombre de vuestro peque en Poronponpon.com ¡Os encantará!

Supongo que sabéis que las abejas 🐝 son las mejores polinizadoras.

Sin abejas, no tendríamos naturaleza, no podríamos sobrevivir y por eso hay que cuidarlas de forma especial:

  • Si aparece por tu huerto alguna abeja, no la mates ni salgas corriendo, simplemente no la molestes. Hará su trabajo y se marchará.
  • Las abejas recorren enormes distancias en busca de néctar de flores y a veces se cansan, así que si ves alguna abeja en tu huerto en casa que parece no poder volar, probablemente solo necesite un poco de agua.
  • Puedes dejar a su lado un recipiente con agua fresca y ella misma se repondrá. ¡Ya has contribuido a la naturaleza con este gesto tan simple!

El papel de los insectos es fundamental en un huerto ¡Son los que mantienen el equilibrio!

Para evitar plagas necesitamos atraer al huerto a otros animales que se alimentan de ellos, como las fantásticas 🐞 mariquitas, nuestras queridas y preciosas amigas con vestido de lunares.

Aunque no son insectos, las arañas son grandes depredadoras, así que deja que alguna señora araña viva entre tus plantas, porque te ayudará a mantener a raya las plagas que quieren comerse tus tomates.

Las tijerillas, esos insectos que tienen en su cola un par de extensiones en forma de tijera, se alimentan de huevos y también pueden proteger tus plantas, junto a otras especies depredadoras, como algunos escarabajos.

¿Conocer algún insecto que sea beneficioso para tu huerto en la terraza?

Puedes echar un vistazo con tus peques a “ El gran libro de los bichos” de Yubal Zommer para conocerlos mejor.

«El secreto no es correr detrás de las mariposas…es cuidar el jardín para que ellas vengan a ti.«

Mário Quintana

6. El Huerto en las pedagogías alternativas

Hoy día escuchamos  hablar con vehemencia del Huerto Montessori, porque ya María Montessori incorporó el huerto, las plantas y los animales, en su pedagogía, como una experiencia de aprendizaje fundamental para los niños.

En sus escritos, Montessori lo señala como una herramienta fundamental que desarrolla el poder de observación, la paciencia, la capacidad de empatía, el impulso de cuidar de los demás seres vivos y aprender a reconocer sus necesidades.

Puede que también te interese leer: ¿Eres Waldorf o Montessori? Guía para Padres

En la pedagogía Waldorf, el huerto y la naturaleza, son una actividad de juego experiencial que enriquecen el juego infantil, les conecta con su propia naturaleza y desarrolla la capacidad de asombro de nuestros niños.

Para los preadolescentes y adolescentes, se convierte en una asignatura práctica y de observación, un aprendizaje fundamental para comprender su propia naturaleza, aceptando sus propios cambios dentro de un proceso natural.

Ya sabemos que Steiner era un entusiasta de la agricultura y que aplicó su filosofía a los métodos agrícolas con tanto éxito que hoy, 100 años después, se siguen utilizando.

«Mira dentro de la Naturaleza, y entonces comprenderás todo mejor.«

Albert Einstein

7. El huerto en la escuela

Las escuelas son espacios fantásticos para promover este tipo de iniciativas, aunque parece que si no dispones de un gran espacio para hacer una huerta, no puedes ponerlo en marcha.

Pero entre toda la comunidad de padres, profesores y alumnos, podéis hacer unas preciosas mesas de cultivo, recuperando algunos materiales o incluso un huerto vertical.

En los patios donde predomina el cemento y los juegos de balón, ofrecer una alternativa de ocio como un huerto puede ser, para muchos niños, un incentivo de ocio individual o colaborativo.

«¡Venga, que sueña el timbre del recreo! ¡Todos los niños al huerto!»

¿Qué os ha parecido? ¿Os animáis a diseñar vuestro propio huerto? ¿O ya tenéis uno? Si es así, contadme vuestra experiencia y algunos de vuestros trucos.

Hazte con tu DESCARGABLE

Y deja que tus peques aprendan jugando en su huerta en casa.

Loading...

🎼Hazte con todos los 🔻🔻🔻 DESCARGABLES  🔻🔻🔻 y el Banco de Sonidos en la App GRATUITA Poronponpon Music en Google Play o App Store, para jugar 🎧 con tu peque al ritmo de la música y enriquecer su universo sonoro con este regalo incomparable 🎵 ¡A tu peque le encantarán! 💛